Fecha: Viernes, Abril 17, 2020 - 13:43

Reinhart y Rogoff mencionan la necesidad de moratoria temporal de la deuda soberana del mundo emergente y en desarrollo, para disminuir los daños de la crisis actual. Y en última instancia, será necesario reestructurar la deuda de muchos países; no habrá alternativa a un incumplimiento parcial negociado.

La crisis desatada por el covid-19 afecta a la economía mundial. Sin embargo, los países emergentes o en desarrollo tendrán una crisis más profunda. Con sistemas de atención de la salud inadecuados, una capacidad limitada para proporcionar estímulos fiscales o monetarios y redes de seguridad social subdesarrolladas, el mundo emergente y en desarrollo se encuentra en la cúspide no sólo de una crisis humanitaria, sino también de la crisis financiera más grave del siglo.

Cuando eso suceda, las repercusiones humanitarias y económicas directas se sumarán a los efectos de la pandemia en el comercio mundial y los precios de los productos básicos, que ya están afectando a muchas economías emergentes.

Fecha: Jueves, Abril 16, 2020 - 20:50

2019 fue el peor año con peor desempeño económico mundial desde la crisis de 2008 y este año, con la pandemia del covid-19, apunta a ser peor. Ante esto, los gobiernos comenzaron a plantearse acciones para disminuir el daño económico de la actual crisis.

La actual crisis impactará en América Latina por la disminución de la actividad económica de sus principales socios comerciales, la caída de los precios de los productos primarios, la interrupción de las cadenas de valor, la menor demanda de servicios de turismo, la aversión al riesgo y el empeoramiento de las condiciones financieras mundiales. Esto se combinará con una profundización de la crisis geopolítica y la redistribución del poder económico, político y militar entre las naciones líderes.

Sin embargo, Naciones Unidas dice “es tiempo de solidaridad, no de exclusión” y la CEPAL menciona que momento de repensar las políticas para el desarrollo.

Páginas

Análisis del OBELA         /          ( english version )

Rusia y la Unión Económica Euroasiática

Resumen:

Oscar Ugarteche y Miriam E. Chaverría Reséndiz. En el actual contexto de la economía mundial con una Rusia en recesión, una Europa deflacionada y estancanda sin crecimiento, son incuestionables los cambios que se gestan tanto a nivel geopolítico y geoeconómico, cambios que se originan con la conformación de nuevos bloques de integración económica.  El primero de enero del 2015, entró en vigor una nueva propuesta de integración denominada Unión Económica Euroasiática (UEE), integrada por Rusia, Bielorrusia, Kazajistán, Armenia y Kirguistán. La entrada en vigor de la UEE entre estos países postsoviéticos se gesta en un momento clave para Rusia, debido a los sucesos que desencadenaron una encrucijada para la economía del Kremlin y que la colocó en recesión. Por ello, Moscú busca mediante la conformación de la UEE, el Foro de Cooperación de Shanghái y los BRICS, encontrar un nuevo balance para mitigar las turbulencias económicas.

Suiza, el anfitrión de la nueva guerra de divisas

Resumen:

En el contexto del desorden económico mundial actual, Suiza se posicionó como anfitrión de lo que puede ser una nueva guerra de divisas al decidir recortar la tasa de interés y abandonar el piso del tipo de cambio frente al euro, con el objetivo de minorar el calentamiento de la economía y como medida de prevención tras la incertidumbre de la relajación cuantitativa del Banco Central Europeo.

 

La búsqueda por restaurar el crecimiento en medio de la evolución de un mercado cambiario inestable, vislumbra un horizonte obscuro donde lo único evidente es el fortalecimiento de la divisa americana que empuja la crisis al resto del mundo.

 

Páginas