Fecha: Martes, Mayo 2, 2017 - 16:49

Trump llegó al poder sin propuesta de ley en materia fiscal ni un plan detallado de su impacto sobre la economía y los ingresos. Sin embargo, para destacar que él cumple sus promesas, su administración presentó lo que denominó “la mayor reforma fiscal de la historia”.

Esta reforma tiene como medida clave la reducción del 35% al 15% del impuesto a las empresas, rebaja la carga de los más ricos del 39% al 35%, reducción los tramos fiscales del IRPF a 3, desaparición del impuesto de sucesiones, fomento de la repatriación de capital y desaparición de las deducciones del impuesto a la renta.

El recorte implica, según la Tax Foundation, que el Estado deje de recaudar dos billones de dólares en 10 años. No obstante, para compensar esta medida, se requiere un crecimiento sostenido del PIB del 5%. El autor concluye que esta reforma evidencia la benevolencia de Trump con la empresa privada y la distancia con los problemas sociales.

Fecha: Lunes, Mayo 1, 2017 - 13:55

Y en el día 102 de la presidencia de Donald Trump, las cosas comienzan a cambiar. Esta mañana en una entrevista realizada por Bloomberg, el mandatario estadounidense dijo que estaría dispuesto a revivir de la tumba la ley Glass-Steagall. Esta ley en su momento separó a los bancos comerciales y a los bancos de inversión, pero en la era de la desregulación financiera fue derogada en 1999.

Esta ley daría un gran golpe a los grandes bancos de Wall Street. Después del anuncio, el índice bancario KBW se desplomó 1 por ciento, minutos más tarde se recuperó. Los principales bancos que se desmayaron ante la noticia fue JP Morgan Chase & Co. y Bank of America Corp.

Además, dijo que estaría dispuesto a reunirse con el líder norcoreano Kim Jong Un, y aumentar los impuestos al gas, para financiar la construcción de infraestructura.

Páginas