Fecha: Lunes, Septiembre 10, 2018 - 14:31

La crisis del 2008 golpeó a América Latina como una tormenta de verano, es decir, llegó sin previo aviso y pasó rápido. Debido a los cimientos sólidos en las economías de la región, comenzó su recuperación en el 2010, esto como parte de las lecciones aprendidas de crisis anteriores.

Sin embargo, la crisis inmobiliaria dejó secuelas como es el caso de Argentina y Brasil, ya que no volvieron a tener superávit fiscal y años después, cuando el valor de sus exportaciones cayó, ingresaron en una espiral descendente que los llevó a la recesión.

Por su parte México y Centroamérica siguen expuestas al ciclo estadounidense, como resultado de su dependencia comercial. Conforme avanzan los días, el ritmo económico de Estados Unidos, presenta crecimiento, arrastrando a sus plataformas manufactureras, no obstante, con sus nuevas políticas, se mantienen el riesgo latente de una próxima recesión.

Fuente:
Fecha: Miércoles, Septiembre 5, 2018 - 11:25

Varios argumentos se han presentado para justificar la privatización desde los años ochenta. Entre ellos, destaca la reducción de la carga financiera y administrativa del gobierno, promover la competencia, eficiencia y productividad, así como estimular el emprendimiento.

Sin embargo, en cuanto a gobierno se refiere, la expansión del sector público en la economía se ve más como el problema, en lugar de ser la solución. Se esperaba que la privatización estimulara la iniciativa empresarial, empero es un hecho que excluye a las pequeñas y medianas empresas de los ciclos económicos.

Si una industria es un monopolio natural, ¿qué logra la privatización? A menudo, significa una transferencia a manos privadas, lo que puede ser problemático y posiblemente peligroso para el interés público.

Fuente:

Páginas

¿Qué le pasó a la UNASUR?

Resumen:

Apoyados de la convergencia política y económica de los gobiernos progresistas latinoamericanos, UNASUR entró en funciones en agosto de 2008 a través del Tratado Constitutivo de la Unión de Naciones Suramericanas, firmado entre Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela.

En abirl de 2018, una semana después de la VIII Cumbre de las Américas en Lima, y dos días después del nombramiento de la presidencia pro tempore boliviana de UNASUR, se presentaron las bajas indefinidas de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Paraguay y Perú.

UNASUR se quedó con menos de la mitad de los miembros, sin fondos suficientes, ni poder de decisión y, por lo tanto, relegada a ser un organismo testimonial. Sin el organismo, América Latina está otra vez a merced de las disputas hegemónicas en la región.

La desregulación ambiental y el TLCAN: los retos de la industria automotriz internacional

Resumen:

Se observa una tendencia general y pugna entre los vehículos autónomos, híbridos y eléctricos (EVs) contra los tradicionales vehículos de combustión fósil, sin embargo, en el caso de la indusria automotriz estadounidense este fenómeno merece una mirada aparte.

Dadas las condiciones, las medidas proteccionistas a importantes insumos de automotrices (acero y carbón) y la posible salida del TLCAN, la apuesta automotriz estadounidense parece dirigirse al control del consumo interno de automóviles, en lugar de al aumento de competitividad en el mercado mundial.

No obstante, la transición de la industria automotriz global hacia los EVs todavía enfrente el problema elemental del mercado mundial: el precio.

Páginas