FMI

La economía argentina

Lun, 10/08/2018 - 10:18 -- aocampo

A 4 meses de firmarse el primer acuerdo stand-by con el FMI, el gobierno debió solicitar un pedido de waiver al incumplir las metas de reservas y de inflación que habían sido pactadas con el organismo. La inviabilidad de las metas fijadas en el primer acuerdo y la inevitable renegociación del mismo habían sido anticipadas por el CESO en su informe de junio titulado “Rumbo al formal waiver”.

El nuevo acuerdo implicó una renegociación del monto de los créditos, el cronograma de entregas y del manejo de la política monetaria y cambiaria. A cambio, el gobierno implementó un brusco ajuste de las cuentas públicas que incluyó el cierre de 10 ministerios y la elaboración de un proyecto de presupuesto con déficit cero para 2019.

World economy at risk of another financial crash, says IMF

Mié, 10/03/2018 - 17:44 -- anegrete

El Fondo Monetario Internacional ha advertido que la economía mundial está en riesgo de otro colapso financiero, luego de que los gobiernos y los reguladores no lograron impulsar todas las reformas necesarias para proteger al sistema financiero de comportamientos imprudentes.

Con los niveles de deuda global muy por encima de aquellos en el momento del último desplome en 2008, existe el riesgo de que partes no reguladas del sistema financiero puedan desencadenar un pánico global.

Las advertencias del Reporte sobre la Estabilidad Financiera Global del FMI reflejan preocupaciones sobre la complacencia entre los reguladores y sobre cómo la reacción violenta contra los acuerdos internacionales, especialmente de la administración estadounidense de Donald Trump, ha socavado los esfuerzos para prepararse para otra recesión.

Perspectivas económicas: Las Américas (mayo 2018)

Lun, 08/27/2018 - 14:47 -- aocampo

La aceleración generalizada del crecimiento mundial en 2017 se ve plasmada en los sólidos avances registrados por las economías de Estados Unidos y Canadá, que según las previsiones crecerán por encima de su potencial a corto plazo.

En términos más generales, se prevé que tanto en las economías avanzadas como en las de mercados emergentes y en desarrollo el crecimiento cobre aún más ímpetu en 2018 y 2019, gracias a los efectos expansivos de la política fiscal de Estados Unidos, las favorables condiciones financieras a escala mundial y las mejores perspectivas para la demanda externa.

Los riesgos para las perspectivas están en general equilibrados a corto plazo. Pero, en cambio, a mediano plazo lo que se prevé es una moderación del crecimiento mundial, con los riesgos inclinados a la baja debido a un posible endurecimiento de las condiciones financieras, la agudización de las tensiones comerciales con el riesgo de que las políticas se tornen más proteccionistas, y tensiones geopolíticas.

América Latina acelera, pero el FMI avisa del estancamiento en la productividad

Mar, 04/17/2018 - 13:31 -- plechuga

El Fondo Monetario Internacional (FMI) pronostica una expansión de 2% para 2018 en América Latina, una décima por encima de lo proyectado hace tres meses; y para 2019 se espera que haya una aceleración de 2.8% en la actividad económica, colocándose dos décimas por encima de la proyección de enero.

Se estiman mejoras en la economía mundial especialmente en la zona euro, Estados Unidos, China y Japón, el alza en los precios de las materias primas y los méritos de cada país regional explican el repunte de la economía latinoamericana.

Sin embargo, el FMI advierte que aún existen factores de riesgo como son la incertidumbre sobre los procesos políticos, el envejecimiento de la población, el estancamiento de la productividad y un posible escenario comercial adverso entre China y Estados Unidos.

Autor: 

La economía de América Latina despierta y recupera la senda del crecimiento

Mié, 11/15/2017 - 09:44 -- msanchez

El FMI sostiene que hay una mejora a escala mundial pero aún es incompleta, proyecta  que la economía global crecerá 3.6% en 2017, EEUU lo hará a un ritmo de 2.2%, las economías emergentes y en desarrollo 4.6% y América Latina 1.2% al cierre de este año.

Se estima que Brasil crezca 0.7% por el impulso de las exportaciones, México y Argentina 2.1% y 2.5% respectivamente por una mayor confianza de los inversores, Chile tan solo 1.4% por la debilidad del sector minero, Colombia 1.7% por gasto en infraestructura y Perú crecerá 2.7% este año.  

El FMI, reitera la necesidad de avanzar en reformas estructurales, elevar la competitividad y la inversión en capital humano y adoptar políticas más ambiciosas que apoyen el crecimiento.

Autor: 
Palabras clave: 

Deuda externa: una pesadilla recurrente

Jue, 01/19/2017 - 13:50 -- jlcal

La deuda externa ha sido, en muchos casos, un constante freno al crecimiento y desarrollo económico de los países en desarrollo. Por el lado de los acreedores un impulso, ya que mediante la presión del cobro de la deuda, imponen políticas y ajustes estructurales para extraer recursos en los países deudores hacia ellos.

En la actualidad se encienden las alarmas de una nueva crisis de la deuda, debido a que como porcentaje del PIB mundial pasó del 200% en 2002 a un 225% en 2015 según datos del FMI. Sin embargo, el Instituto Internacional de Finanzas (IIF) dice que en 2016 ésta aumentó a un 325% del PIB mundial, esto se dio principalmente por el aumento de la deuda en los mercados emergentes que tienen a China como principal acreedor.

La crisis de la deuda en los mercados emergentes se puede ver aumentada de nuevo, debido a las posibles alzas de los tipos de interés, que a su vez ya provocaron, en el cuarto trimestre una salida de 656.000 millones de dólares, lo que representa cerca del 2.7% del PIB de estos, según la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD).

Es urgente que se realicen esfuerzos para frenar los abusos de los acreedores, que utilizan los préstamos como una vía de extracción de recursos y dominación de los países en desarrollo hacia los desarrollados y un marco internacional que subordine las finanzas a las demandas de sociedades equitativas conminadas a vivir en armonía con la Naturaleza.

Palabras clave: 

Superando la venenosa política de proteccionismo

Lun, 08/01/2016 - 12:03 -- resqueda

De acuerdo con la visión económica convencional, el libre comercio es bueno - por lo que el más libre es el mejor. Después de todo, la liberalización del comercio en las últimas décadas ha aumentado claramente el crecimiento económico en los países desarrollados y en desarrollo por igual. Sin embargo Barry Eichengreen menciona: "Una cosa es cierta ahora acerca de la próxima elección presidencial en Estados Unidos: el próximo presidente no va a ser un comerciante libre comprometida”.

Muchos creen que el beneficio fundamental del comercio internacional es innegable. Laura Tyson y Sarah Lund del McKinsey Global Institute mencionan que la interconexión fomenta el crecimiento a través de las ganancias de productividad derivadas de la especialización, la competencia y la innovación. Michael J. Boskin cita la teoría de la ventaja comparativa de David Ricardo para defender el TPP. Jeffrey Frankel, de Harvard observa una brecha en la productividad un 18% entre los fabricantes estadounidenses que exportan y los que no lo hacen. En la misma línea Koichi Hamada de Yale, un asesor económico especial para el primer ministro de Japón, sostiene que "el aumento del comercio y las corrientes de inversión provocada por la ratificación e implementación del TPP se beneficiará incluso a los países que deben hacer sacrificios más grandes”. El Instituto Peterson de Economía Internacional ha estimado que el TPP podría impulsar las economías de los países participantes en un 1,1% en 2030, y la economía estadounidense en un 0,5%.

Trump y otros proteccionistas a menudo argumentan que la falla en el comercio sin restricciones es que algunos países, en particular China, mantienen sus monedas subvaluadas artificialmente. Simon Johnson, ex economista jefe del FMI  e investigador del Instituto Peterson cita el daño a la manufactura y el empleo de Estados Unidos porque las monedas de China y Japón están infravaloradas, con el argumento de que los miembros del TPP "deben comprometerse a no ejecutar grandes superávit por cuenta corriente y se acumulan el exceso de reservas de divisas".

A lo anterior, Stephen Roach de Yale responde que China hace tiempo que dejó activos compra de dólares para mantener bajos su moneda, y que su superávit en cuenta corriente se ha reducido de manera constante. El déficit comercial de Estados Unidos, según él, refleja los ahorros inadecuados, no manipulación de la moneda china, como lo demuestra el hecho de que Estados Unidos tenga déficits bilaterales con la mayoría de sus socios comerciales. Kemal Dervis, de Brookings Institution reconoce que la manipulación de divisas puede ser un problema; pero argumenta que los acuerdos comerciales no son el foro adecuado para resolverlo, debido a la dificultad de determinar lo que realmente constituye la manipulación.

Con respecto al TTP, los beneficios económicos proyectados por el Instituto Peterson y otros son relativamente pequeños - y pueden en realidad no se materialicen. Según el estudio de Jomo Kwame Sundaram de Naciones Unidas el TPP añadiría sólo el 0,15% del PIB de Estados Unidos en 2032, y aumentar los ingresos mediante una mera 0,23%. Incluso muchos defensores de la liberalización del comercio son muy escépticos de acuerdos como el TPP y el TTIP. Pascal Lamy, un ex director general de la OMC, se lamenta la tendencia hacia los acuerdos regionales: “la liberalización del comercio multilateral, explica, ha ayudado a reducir la brecha global en el nivel de vida ".

Stiglitz y Adam S. Hersh del Instituto Roosevelt sostienen que la solución de controversias inversionista-Estado (ISDS) dispuesto dentro del TPP podría permitir a los inversores extranjeros de participar en el arbitraje privado contra un gobierno si las nuevas regulaciones para proteger la salud y el bienestar de los ciudadanos reducen sus beneficios esperados. Las preocupaciones acerca de la manipulación monetaria, derechos de los trabajadores, las normas ambientales, y muchos otros asuntos son un temor generalizado de que la retórica ricardiana puede servir como inicio para la búsqueda de intereses particulares, ya sean de los Estados-nación o de las empresas multinacionales.

Palabras clave: 

Los sacerdotes del FMI no predican con el ejemplo

Mar, 07/26/2016 - 11:30 -- resqueda

Janet Yellen, Presidente de la Reserva Federal de los EEUU, ha dicho sobre Christine Lagarde, Directora General del Fondo Monetario internacional, lo siguiente: “Ninguna organización es más crucial para la estabilidad de la economía global que el Fondo Monetario Internacional. Sus decisiones afectan a miles de millones de personas, de modo que quién encabeza el FMI debe ser un líder espectacular y eficaz. Christine Lagarde reúne esos altos estándares.”

Efectivamente, el FMI se especializa en “líderes espectaculares y eficaces”. Sus tres últimos Directores Generales han sido, en el orden, Rodrigo Rato, Dominique Strauss-Kahn y Christine Lagarde. La Justicia aún no ha concluido los procesos que se abatieron sobre los dos primeros, acusados de toma ilegal de interés, fraude fiscal, blanqueo de capitales, estafa, tráfico de influencias, prevaricación y abuso de bienes sociales, para no mencionar los pecadillos de acoso sexual, proxenetismo en banda organizada y violación, que afectan la eminente reputación de Strauss-Kahn. Christine Lagarde había sido la deus ex machina de una grosera estafa al fisco francés. Tal estafa permitió remunerar con más de 400 millones de euros los menudos servicios de Bernard Tapie.

Finalmente, la Corte de Apelaciones dictó una sentencia que parecía evidente: Bernard Tapie debe rembolsarle al Estado francés un dinero mal habido, y los diferentes involucrados en la estafa deben ser procesados, incluyendo a Christine Lagarde, la “líder espectacular y eficaz”. Atrás quedan las manipulaciones jurídicas que le habían evitado, hasta ahora, una inculpación.

Todo esto sería anecdótico sino fuese porque el FMI le da lecciones de buena gestión financiera a medio mundo, y le distribuye consejos a decenas de países obedientes que ni siquiera reparan en los desastres causados por tales instrucciones. Grecia, y la Unión Europea, no son sino las víctimas más recientes: después de haber impuesto brutales políticas económicas de austeridad, el FMI reveló haberse equivocado en sus cálculos.

Autor: 
Palabras clave: 

Imaginar un nuevo Bretton Woods

Mar, 06/21/2016 - 20:08 -- resqueda

La posibilidad de desarrollar un nuevo Bretton Woods destinado a favorecer una economía estable y justa depende de la decisión política. La crisis de 2008 generó pedidos de un sistema financiero global que limite los desequilibrios comerciales, modere los flujos de capitales especulativos y evite el contagio sistémico, precisamente el objetivo del sistema de Bretton Woods original. Pero hoy un sistema así sería insostenible e indeseable. ¿Cómo podría ser una alternativa?

Recordando que en 1944 triunfó el esquema de White, por el que se usó el superávit comercial de los Estados Unidos en la posguerra para dolarizar a Europa y Japón, a cambio de que aceptaran un poder discrecional total de Estados Unidos en la política monetaria y el nuevo sistema de la posguerra puso los cimientos de la mejor época del capitalismo, hasta que Estados Unidos perdió el superávit comercial y el esquema de White se vino abajo.

Durante la última década, se ha visto resurgir periódicamente una pregunta muy sencilla: ¿sería el descartado plan de Keynes más adecuado para nuestro mundo multipolar después de 2008? Se le pregunto en 2008 al entonces director de Fondo Monetario Internacional Dominique Strauss-Kahn su opinión y respondió: «Ya hace 60 años, Keynes vio lo que había que hacer; pero era demasiado temprano. Ahora es el momento de hacerlo. ¡Y creo que estamos preparados!».

Sobre todo, el nuevo sistema debería reflejar la idea de Keynes de que la tendencia innata del capitalismo a crear una divergencia entre las economías superavitarias y las deficitarias atenta contra la estabilidad global, los tiempos buenos traen consigo un aumento de superávits y déficits; llegados los tiempos malos, la carga del ajuste cae en forma desproporcionada sobre los deudores, lo que lleva a un proceso de deflación de deuda que primero se ensaña con las regiones deficitarias y luego debilita la demanda en todas partes.

Para contrarrestar esta tendencia, Keynes propuso reemplazar los sistemas donde «el proceso de ajuste es obligatorio para el deudor y voluntario para el acreedor» por uno en que el peso del ajuste caiga simétricamente sobre deudores y acreedores.

La solución de Keynes implicaba la suscripción de todas las grandes economías a una cámara compensadora internacional (la International Clearing Union). Los países participantes conservarían sus monedas y bancos centrales, pero denominarían los pagos internacionales en una unidad contable común (que Keynes bautizó «bancor») y los liquidarían a través de la ICU. La propuesta de Keynes implicaba tipos de cambio fijos, lo que obligaba a instituir mecanismos limitados de sobregiro para los países crónicamente deficitarios y suponía un regateo continuo entre los ministros de finanzas para modificar los tipos de cambio e interés y la presencia de controles financieros rígidos, que dan a los burócratas un enorme poder discrecional sobre las transferencias de capital.

La diferencia con la idea de Keynes, es que ahora se utilizaría una moneda digital común emitida y regulada por el FMI. El Fondo administraría esta moneda sobre la base de un registro de transacciones digital, distribuido y transparente, y un algoritmo para ajustar la oferta total usando una fórmula preestablecida dependiente del volumen de comercio internacional, con un componente anticíclico automático que refuerce el suministro global de la moneda en tiempos de desaceleración general.

Para explotar al máximo el potencial estabilizador del esquema, se introducirían dos mecanismos: en primer lugar, cada año se debitaría de la cuenta en esta moneda de cada banco central un impuesto al desequilibrio comercial, proporcional a su déficit o superávit de cuenta corriente; lo recaudado se aportaría a un fondo común en la ICU y en segundo lugar, las instituciones financieras privadas pagarían un arancel destinado a ese mismo fondo, proporcional a cualquier aumento súbito del egreso de capitales de un país.

El impuesto al desequilibrio comercial motivaría a los gobiernos de los países superavitarios a estimular el gasto y la inversión internos, a la vez que reduciría sistemáticamente el poder adquisitivo internacional de los países deficitarios. Los mercados cambiarios se adecuarían ajustando los tipos de cambio más velozmente en respuesta a desequilibrios de cuenta corriente, lo que cancelaría buena parte de los flujos de capitales que hoy sostienen desequilibrios comerciales crónicos. Asimismo, el impuesto a los «picos» de flujo castigaría automáticamente los ingresos o egresos de capital especulativo a gran escala, sin aumentar el poder discrecional de los burócratas ni introducir controles de capital inflexibles. Esto permitiría un fondo soberano global para inversión, principalmente en energías renovables.

Perspectivas Económicas: Las Américas, administrando transiciones y riesgos.

Jue, 05/05/2016 - 12:59 -- jaluna

La economía mundial sigue en transición, lo que se refleja en un ritmo más lento de la actividad a nivel mundial. Las economías avanzadas continúan recuperándose en forma moderada y desigual. En Estados Unidos, la expansión económica, impulsada por el consumo, ha permitido el despegue de las tasas de interés, lo que constituye un primer paso hacia una normalización gradual de la política monetaria. Pero la recuperación en otros países, especialmente en Japón y la zona del euro, sigue siendo frágil. Con una mayor expansión monetaria en Europa y Japón, las influencias de los principales bancos centrales sobre las condiciones financieras mundiales están divergiendo.

En las economías de mercados emergentes, el crecimiento sigue desacelerándose en forma generalizada, como resultado de un crecimiento más lento pero más sostenible en China, mientras continúan las tensiones en varias economías grandes que se encuentran en recesión. En general, las condiciones financieras se han endurecido y la volatilidad del mercado ha aumentado a raíz de la creciente preocupación acerca de un crecimiento mundial más lento y la falta de margen de maniobra disponible en materia de políticas económicas. Al mismo tiempo, los precios de las materias primas siguen siendo débiles, y se prevé que se mantengan más bajos durante más tiempo.

Páginas

Suscribirse a RSS - FMI