Fecha: Lunes, Febrero 25, 2019 - 12:04

El presidente de los Estados Unidos dijo que demoraría el aumento de los aranceles previstos para el 1 de marzo próximo. Dichos aranceles suman US$200 mil millones en productos chinos, evitando así una inminente escalada de tensiones entre las economías más grandes del mundo.

Estados Unidos y China viven el apogeo de la tregua establecida en medio de la guerra comercial. El origen del conflicto recae en que Estados Unidos compra a China mucho más de lo que le vende, creando un déficit comercial de más de medio billón de dólares que Trump tanto detesta.

Incluso en los momentos más difíciles de la Guerra Comercial, Trump y Xi han dicho que tienen una relación personal amistosa que podría empujarlos hacia un acuerdo final. Los grupos empresariales sienten alivio momentáneo por tales medidas.

Fuente:
Fecha: Miércoles, Febrero 20, 2019 - 16:51
Autor:

Después de la última ronda de negociaciones comerciales en Beijing, China y Estados Unidos han señalado progreso hacia un acuerdo. Los presidentes Donald Trump y Xi Jinping, concordaron en que se había logrado un avance.

Los comentarios de ambos líderes interesan no solo a los intereses de los dos países sino también a la comunidad mundial. Como las economías más grandes del mundo, China y los EE. UU. Tienen la obligación de no arrojar a la economía global a la incertidumbre.

Sin embargo, Estados Unidos exige que China deje de subvencionar empresas de propiedad estatal, ya que estos violan los principios de libre comercio y distorsionan las relaciones comerciales. Esta insistencia, aunque legítima en muchos aspectos, podría descarrilar un acuerdo.

Fuente:

Páginas

Análisis del OBELA         /          ( english version )

Estancamiento con deflación redoux

Resumen:

 

En este artículo Oscar Ugarteche hace un análisis actual sobre la situación de la economía internacional, en el que enfatiza que la demanda global de materias primas ha bajado aceleradamente, ello debido a la combinación por un lado del lento proceso de recuperación e incierto de la economía de Estados Unidos y por el otro, el estancamiento con deflación de Europa y Japón.

 

Este problema incumbe a dos bloques económicos de América Latina: el MERCOSUR y la Alianza del Pacífico. Para la Alianza, debido a que exporta mano de obra barata y materias primas, situación en la que si existe una baja en el tipo de cambio significaría menos importaciones y menos consumo, lo que traería como resultado menor crecimiento. Y para el MERCOSUR podría significar una alza de sus importaciones industriales fuera del bloque.

 

Esta vez son las grandes empresas y no los estados los endeudados, sin embargo, resultarán como es habitual garantizadas por los estados cuando los pagos no puedan ser cubiertos por ellas. Lo que se está viendo podría ser el inicio de la crisis global como tal debido a que ahora los países primarios exportadores entran en recesión aunado a que los PRAE no salen del sopor de su estancamiento. Por su parte los países asiáticos continuarán creciendo sin lograr compensar la caída de los precios de las materias primas.

 

¿La resurrección del ALCA? La cooperación entre la Alianza del Pacífico y el MERCOSUR

Resumen:

Oscar Ugarteche y Miriam E. Chaverría Reséndiz. A lo largo de la historia, se han creado distintos proyectos de integración latinoamericanos, panamericanistas y regionalistas, para formar lo que hoy vive América Latina, un plato de tallarines, en sus múltiples sistemas de integración económica.

 

El reciente acercamiento entre los bloques económicos:el MERCOSUR y la Alianza del Pacífico; el primero regionalista y el segundo panamericanista; refleja una busqueda de puentes entre ambos.Sin embargo pareciera existir un impulso a resucitar el ALCA de una nueva forma: la suma de los dos bloques, que siguiendo el principio de nación más favorecida (establecida en el artículo primero del GATT), indudablemente sesgan los acuerdos hacia los países con el menor arancel.

 

Páginas