Fecha: Viernes, Abril 17, 2020 - 13:43

Reinhart y Rogoff mencionan la necesidad de moratoria temporal de la deuda soberana del mundo emergente y en desarrollo, para disminuir los daños de la crisis actual. Y en última instancia, será necesario reestructurar la deuda de muchos países; no habrá alternativa a un incumplimiento parcial negociado.

La crisis desatada por el covid-19 afecta a la economía mundial. Sin embargo, los países emergentes o en desarrollo tendrán una crisis más profunda. Con sistemas de atención de la salud inadecuados, una capacidad limitada para proporcionar estímulos fiscales o monetarios y redes de seguridad social subdesarrolladas, el mundo emergente y en desarrollo se encuentra en la cúspide no sólo de una crisis humanitaria, sino también de la crisis financiera más grave del siglo.

Cuando eso suceda, las repercusiones humanitarias y económicas directas se sumarán a los efectos de la pandemia en el comercio mundial y los precios de los productos básicos, que ya están afectando a muchas economías emergentes.

Fecha: Jueves, Abril 16, 2020 - 20:50

2019 fue el peor año con peor desempeño económico mundial desde la crisis de 2008 y este año, con la pandemia del covid-19, apunta a ser peor. Ante esto, los gobiernos comenzaron a plantearse acciones para disminuir el daño económico de la actual crisis.

La actual crisis impactará en América Latina por la disminución de la actividad económica de sus principales socios comerciales, la caída de los precios de los productos primarios, la interrupción de las cadenas de valor, la menor demanda de servicios de turismo, la aversión al riesgo y el empeoramiento de las condiciones financieras mundiales. Esto se combinará con una profundización de la crisis geopolítica y la redistribución del poder económico, político y militar entre las naciones líderes.

Sin embargo, Naciones Unidas dice “es tiempo de solidaridad, no de exclusión” y la CEPAL menciona que momento de repensar las políticas para el desarrollo.

Páginas

Análisis del OBELA         /          ( english version )

El Banco Asiático de Infraestructura y el Banco del Sur: dos ejemplos de regionalismo financiero

Resumen:

 

El Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (BAII), propuesto por China, y actualmente con 57 miembros fundadores. Se posiciona como una institución multilateral alternativa para el financiamiento de infraestructura de las economías emergentes, principalmente de Asia, desde la construcción de carreteras y aeropuertos hasta antenas de comunicación y viviendas económicas. A diferencia del banco del Sur, cuya preocupación era la recirculación del ahorro y las reservas internacionales dentro de Sudamérica, el banco Asiático está interesado en incorporar a países que tengan la tecnología para construir el tipo de infraestructura que Asia demanda para el siglo XXI.

 

El trigo, otro commodity financiarizado

Resumen:

Si el petróleo es el combustible mundial por excelencia y el cobre ejerce de engranaje en la producción industrial global, entonces el trigo desempeña el papel de sostén alimenticio de la humanidad. Como todas las materias primas su precio reacciona a factores de oferta y demanda; pero, a diferencia del resto, las condiciones climatológicas juegan un papel todavía más crucial. No obstante, existen otros elementos cuya incidencia en la determinación de los precios es notable: ¿cuál es el efecto de los mercados de futuros en la caída de la cotización del grano entre 2012 y 2015?

 

Páginas