Pactos para la igualdad. Hacia un futuro sostenible.

Mié, 05/07/2014 - 16:19 -- auramg
Autor: 
Cuerpo: 

A pesar de todos los obstáculos que ha tenido que atravesar América Latina en los últimos años, se han podido minimizar sus desigualdades y ha tenido algunos avances en sus aspectos económicos y políticos.  Sin embargo, mantener dicho progreso no será un camino lineal, más aún porque la crisis de 2008 evidenció la incertidumbre que domina al panorama internacional, pues de entrada se le ha dificultado a las naciones acordar soluciones conjuntas.

En América Latina las trabas a la recuperación económica son por causas endógenas y exógenas. La desaceleración del comercio internacional aunado a la estructura productiva desarticulada. Es aquí donde radica la importancia de los pactos, pues los compromisos a los que pueda llegar el Estado, los mercados y la sociedad para llegar a nuevas estrategias de desarrollo.

La CEPAL ofrece su enfoque desde una visión de desarrollo que incluya igualdad y sostenibilidad ambiental, a mediano  y largo plazo, que sobre todo plasma en sus documentos de los últimos años. Latinoamérica probó que el esfuerzo y avance en sus indicadores de desarrollo de los cinco años anteriores a la crisis no fue en vano, pues los gobiernos supieron responder a la crisis con medidas contracíclicas.

 Asimismo la democracia ha tenido sus mayores expresiones en las manifestaciones en Brasil y en Chile, pero aunque positivos son síntoma de algo más profundo, y es la incapacidad latente, que es la concentración de la riqueza y de lograr un verdadero bienestar general. Sin embargo, los servicios públicos siguen siendo inadecuados si los maneja el Estado, pero monopólicos y abusivos si los lleva la iniciativa privada. La democracia puede legitimar los acuerdos de los distintos actores y sociales, darles fuerza y cauce.

“La igualdad como horizonte, el cambio estructural como camino y la política como instrumento” son los principios de la CEPAL. Combinar el desarrollo con la distribución de los ingresos para lograr la igualdad, hacer política que comprometa a todos los actores políticos y agentes económicos como parte de una unidad nacional y hasta regional.