Fecha: Lunes, Septiembre 26, 2016 - 11:07

En un debate celebrado en Madrid los funcionarios de la Comisión Europea y eurodiputados han coincidido en señalar que los cambios políticos recientes en Argentina y Brasil han agilizado las conversaciones para la firma del tratado, aunque han reconocido que quedan detalles por pulir. El mayor obstáculo es y sigue siendo la resistencia de los productores agrícolas europeos y de los industriales brasileños y argentinos.

Se ha señalado que existen "riesgos" de que Europa pierda influencia en América Latina por el acercamiento de EE UU a los países de la región, tras el giro político en la relación con Cuba, y por la creciente influencia comercial y financiera de China. El acuerdo, en teoría le conviene a ambas partes. Pero genera resistencias. La idea es simple: son dos bloques complementarios, América Latina vende materias primas y Europa manufacturas Estos países quieren comerciar, pero no reprimarizar sus economías, Europa es el socio más adecuado para hacer una "industrialización moderna" en el Mercosur y evitar el riesgo de primarización que implica la relación con China

Durante los años del kirchnerismo, Argentina era apuntada a ambos lados del Atlántico como el responsable del bloqueo de las negociaciones. La situación ha cambiado con la llegada de Mauricio Macri y ahora se evidencian las objeciones de los agricultores y ganaderos de Francia, ha opinado el exembajador. El nuevo gobierno en Argentina le ha imprimido un impulso adicional a las negociaciones del TLC, pero la clave del desbloqueo fue el cambio de posición de la patronal industrial de Sao Paulo.

Fecha: Jueves, Septiembre 22, 2016 - 10:52
Autor:

La digitalización es una herramienta clave para aumentar la productividad y la calidad del trabajo que generan las pequeñas y medianas empresas (pymes) y contribuir así a reducir la desigualdad en la región, las pymes representan el 61% del empleo en América Latina y el Caribe y el 29 % del PIB.

En América Latina los ingresos del 10% más rico de la población son 14 veces superiores a los del 40% más pobre, esta desigualdad está estrechamente vinculada con las brechas de productividad existentes entre las grandes empresas y las pymes, que, entre otras limitaciones, se enfrentan a problemas de acceso al crédito para poder financiar la incorporación de nuevas tecnologías en los procesos productivos.

Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, señala que la digitalización de la economía provocará en este siglo un cambio de paradigma similar al que generó la electricidad en el siglo XIX. Para que ese cambio llegue con fuerza a América Latina y el Caribe, se requiere un compromiso de los sectores público y privado con el fin de establecer estándares y regulaciones comunes y de invertir en infraestructura para potenciar el acceso a conexiones de banda ancha, la digitalización facilita además la integración de las mujeres al mercado laboral, promoviendo así la igualdad de género.

Fuente:

Páginas