Fecha: Jueves, Septiembre 29, 2016 - 09:35

El TTP se ha negociado en cinco de América, dos de Oceanía y cinco de Asia, tres de los cuatro miembros de la Alianza del Pacífico(AP) se han adherido al TPP buscando una inserción más dinámica en la economía internacional. Los argumentos para ser parte el tratado en algunos países de la región refieren al aprendizaje, a la información y a evitar la exclusión. En la misma dirección se ha dicho que incorporarse al TPP permitirá ubicarse favorablemente para negociar nuevos acuerdos. Sin embargo, estas afirmaciones son expresiones de deseos que no cuentan con sustento teórico o empírico alguno.

Las críticas que se han dado al TTP son las siguientes: exceptuando a Japón, las principales economías de Asia (China, India, Indonesia, Pakistán, Corea del Sur) están ausentes, lo que significa una aproximación sesgada al continente asiático, se podría decir una aproximación antiChina. Abarca todos los temas que no lograron acordarse en la OMC, tanto tradicionales como nuevos (servicios, inversiones, compras gubernamentales, empresas públicas, propiedad intelectual) con consecuencias obviamente que van más allá del comercio y que significan un paso más hacia el debilitamiento del multilateralismo. El TPP pretende fundar el nuevo derecho internacional público abarcando muy especialmente a las regulaciones estatales.

En propiedad intelectual, el TPP apunta a aumentar los plazos de protección de los derechos de autor y de la reserva de datos, a un plazo de 12 años de exclusividad en el mercado de los medicamentos antes de permitir que otras compañías empleen las mismas fórmulas, para equiparar las reglas del TPP a la legislación estadounidense. Tal como dispone el TPP, las empresas estatales y los monopolios públicos no pueden discriminar en la compra y venta de bienes y servicios favoreciendo a las empresas nacionales. En un trabajo reciente de Petri y Plumer, del Peterson Institute (julio 2016) se indagan los efectos económicos que tendría el TPP sobre el comercio y el crecimiento del producto en los países socios o adherentes. Se calculó que el TTP aumentaría un 0.5% al producto en 2030.

Fecha: Miércoles, Septiembre 28, 2016 - 11:32
Autor:

La inversión extranjera directa en Vietnam alcanzó un récord en 2015, alcanzó los $ 11.3 mil millones de dólares en el primer semestre de 2016, a un 105% respecto al mismo período del año pasado. Desde 1990 su crecimiento ha promediado casi un 6% al año. En la actualidad Vietnam representa una opción frente a China, ningún otro país está más cerca del sur de China, con conexiones por tierra y mar y a medida que suben los salarios chinos, Vietnam es el sustituto obvio para las empresas que se desplacen a los centros de producción con costos más bajos, especialmente si quieren mantener los vínculos a las cadenas de suministro bienes de China.

La fuerza laboral de Vietnam no es sólo joven pero experta. El gasto público en educación es aproximadamente el 6,3% del PIB, el gasto se ha enfocado al objetivo de aumentar los niveles de matrícula. Vietnam está cosechando los beneficios de los acuerdos comerciales el TPP ya ha ayudado a hacer publicidad de sus capacidades. Y tiene otros acuerdos importantes: un pacto de libre comercio con la UE y uno con Corea del Sur entró en vigor en diciembre.

Sin embargo, Vietnam también se enfrenta a una serie de retos, cualquiera de los cuales podrían impedir su ascenso: la burbuja inmobiliaria que estalló en 2011, cargando a los bancos con la morosidad, la productividad del sector privado se ha desplomado en la última década hasta el nivel 0,7, lo mismo que las empresas estatales, según el Banco Mundial. Por otra parte, aunque Vietnam ha beneficiado de la inversión extranjera, sólo el 36% de sus empresas están enfocadas a las industrias de exportación, en comparación con casi el 60% en Malasia y Tailandia, según el Banco Asiático de Desarrollo (BAD).

Páginas